Do Do Sol Sol La La Sol. Kim Min-kyung. Ficha técnica y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o la compañías productoras y distribuidoras
Se utiliza para reconocer el film


EL LEGADO MÁS IMPORTANTE DE UN PADRE ES EL INMATERIAL, LA CAÑA DE PESCADO QUE PERMITIRÁ  AL HIJO GANARSE EL SUSTENTO CON UNA ACTIVIDAD QUE LO HAGA FELIZ..NUNCA ABANDONES EL PAINO, LE DICE SU PROGENITOR A RA RA...

Ficha técnica:


Título original: Do Do Sol Sol La La Sol
País: Corea del Sur
Año: 2020
Temporada 1; capítulos 16 ; duración: 60 minutos
Género: drama

Dirección: KimMin-Kyung
Guion: Oh Ji-young

Compañías productoras: Monster Union; distribuidoras: KB52, Korean Broadcasting

Intérpretes:


Ara Go: Goo Rara,
Lee Jae-Wook, Soonwo Jun,
Kim Joo-Heon: Cha Eun Seok
Shin Eun-seok: Jin Ha Young,
Ye Ji-wonJin Sook Kyubg,
Seo Yi-sook: Cho Yun Shil,
Yoon Jong Bin: Lee Seung Gi,
Lee Seon-hee: Madre de Yeo Seos,
Seo Yi-sook: Cho Yun Shil,
Park Seon-yeon: Madre de Lee Seung Gi,
Choi Kwang-je: Chu Min Su,
Kim Jung-yeon: Mi Ran,
Lee Soon-jae: Kim Man Bok,
Lee  Sea And: Oh Young Joo

...

Sinopsis:


 y tuvo paciencia con una niña que se enredaba con las teclas,  En 1997 nació Rara y su madre murió unos días después. El padre percibió una gran sensibilidad musical en su hija a edad temprana y le consiguió una profesora, Gon Mi-suk. Su padre era rico y consiguió que llegara a poder dar su primer concierto de piano. Tas la muerte de su padre se vio en la miseria y después de pasar de la opulencia a la miseria, una joven y alegre pianista termina en un pequeño pueblo rural, Eunpo, donde encuentra esperanza, amor y calor de hogar.

Lo que se dice.


Si bien la página española no ofrece todavía valoraciones, y los críticos que han hecho sus reseñas y han sido seleccionados por Filmaffinity no han pasado del primer capítulo, la norteamericana Imdb ofrece un resultado prometedor que cristaliza en una nota media de 7,4, basada en 638 valoraciones de sus usuarios.

Crítica del blog:


Estos días, cuando nos apremia la depresión, en la que profundizamos cada vez que los terraplanistas dan un paso al frente y obligan a la mayoría a autoconfinarse, un ejercicio que apenas aporta nada, porque cada vez que las masas retroceden (acabarán en el subsuelo como en 'Cielo de medianoche' de George Clooney) los zombis dan un paso al frente y provocan miles de infecciones... pues bien, cada vez que pasa esto nos refugiamos en las series surcoreanas que nos muestran que una nueva normalidad es posible, incluso en un momento de transición en el que viejas estructuras sociales, económicas y políticas compiten por su supervivencia con la sociedad que avanza a pasos agigantados en economías emergentes, amparada en los frutos de la nueva era tecnológica, que Kim Min-kyung convierte en protagonistas de su serie, - teléfonos flexibles que favorecen democratización de las relaciones al amparo de una comunicación más fluida...-, que conviven con realidades universales, en especial con la muerte que no ha podido ser vencida, y que se representa en múltiples formas: ataques cardiacos, accidentes, cáncer... que, afortunadamente muchas veces son superados por la ciencia.

Si la incorporación de la cámara al teléfono móvil provocó una revolución en la transmisión de noticias, intercambio de conversaciones, producción de películas más o menos largas, desarrollo de todo tipo de plataformas basadas en la imagen (Instagram, Tic-Toc), y otras tantas revoluciones, ignoramos dónde podemos llegar con las nuevas posibilidades que ofrece el teléfono flexible, algunas de las cuales ya se hacen visibles en esta película. Pero el que la mayoría pueda disfrutar de la realidad aumentada, no quiere decir que renunciemos al esfuerzo y la formación que nos permita una vida más cómoda en el nuevo mundo que se está diseñando. El padre de Ra-ra muere arruinado el día de la boda de ésta, pero le deja el mejor legado que un padre puede dar a una hija: una herencia inmaterial, una formación intangible pero que la erige sobre quienes han descuidado el empeño por llegar a ser mejores (Nunca renuncies a la música, le dice el padre), que más tarde culminará con una formación posgrado, y que le permitirá, cuando sólo tiene a su perro y cuatro objetos de valor, remontar y crear una academia de piano; la chica no lucha por ser, sino que se resiste (lo mismo ocurría con Yuli de Iciar Bollaín), y con Jun, el joven de 19 años que huye de casa para no someterse al imperio de sus padres, que quieren verlo convertido en un flamante doctor. En toda esta historia, la muerte irá diseñando los caminos que seguirán todos y cada uno de los protagonistas, y no falta el padre que ha vivido una grata vejez apoyado en sus sencillos y sinceros vecinos, pero que cuando está apunto de morir, sin conciencia, afortunadamente no puede ver cómo se presenta el hijo y vende, con un precio muy mejorado, lo que su progenitor, un hombre desconocedor de la usura, había levantado tranquilamente, y cedido a precio de saldo a sus amigos más cercanos para que desarrollaran sus proyectos.

Esta visión tranquila, generosa, empática, basada en el relato de un magnífico contador de historias, nos adentra en el conocimiento de una cultura en la que prima el gesto, que precede a la demostración visual del sentimiento, en una sociedad en la que proliferan las startups, y en la que los personajes de origen pudiente disponen de nuevos teléfonos, ahora flexibles, que todavía no han llegado a los mercados occidentales, más entretenidos en humillar sus instituciones democráticas cediendo el atril de los oradores de la Casa del Pueblo, el Congreso y el Senado, a personajes grotescos y extravagantes, disfrazados de Búfalo Bill, que no dudamos que protagonizaran nuevos filmes de denuncia de cineastas norteamericanos dispuestos a dejar crónicas de la decadencia de occidente, augurada por el cineasta canadiense Denys Arcand en 'La caída del imperio americano', que nunca pensó que iba a asistir a unas secuencias, ahora reales, del derrumbe. Frente a estos acontecimientos, afloran culturas sincréticas, que adoptan lo mejor de cada civilización vigente, ya sea en el terreno cultural, religioso o de relaciones familiares y sociales.

Vemos a muchos coreanos en iglesias cristianas, poniendo en valor la calidad de sus ritos en este caso en las bodas, la inclusión en los menús de los desayunos bajos en calorías y vitamínicos de la burguesía occidental, que convive con las especialidades coreanas como el gimbap, el bibimbap, el kimchi, el onigiri japones, y otros platos orientales que convierten un film que combina la alegría, la tristeza, el divertimento o la responsabilidad, en una verdadera feel good movie, en la que los amigos se reúnen para comer exquisiteces en torno a una mesa llena de platos en los que prima el color de la comida.  La protagonista evoca a Reese Witherspoon en 'Una rubia muy legal', con perrito incluido, encantadora por su ingenuidad, pero de apariencia muy kitsch; pelo excesivamente largo, zapatos y bolsos con perlas y pedrerías, vestidos extravagantes, pero todo ello combinado con una sonrisa que ilumina su rostro, no demasiado perfecto, pero que encandila a todos aquellos a los que se acerca. Una chica empática, sin maldad, a la que es imposible hacer daño, y adornada con unas cualidades que la hacen preferible a otras más provocativas y atractivas.

La calificación de Imdb de la opera prima de Kim Min-Kyung parece más que justificada.


Comentarios