El hombre que mató a Hitler y después a Bigfoot. Ficha técnica y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se utiliza para facilitar la identificación del film


LA HISTORIA DE UN HÉROE DESCONOCIDO QUE NO ASPIRABA A TAL TÍTULO.


Ficha técnica:


Título original: The Man Who Killed Hitler and then The Bigfoot
País: Estados Unidos
Año: 2018
Duración: 98 minutos

Dirección: Robert D. Krzykowski
Guion: Robert D. Krzykowski
Casting: Lisa Lobel, Kellie Roy
Dirección de fotografía: Alex Vendler
Música: Joe Kraemer
Edición: Zach Passero
Dirección artística: Chantal Birdsong
Decoración del set: María Dirolf

Diseño de vestuario : Michael Bevins, Carol Cutshall
Jefe de Departamento de maquillaje: Sarah Lawiess Emmett
Jefe de Departamento de peluquería: Mara Schiavetti
Criatura: Darin Buyssou de Spectral Motions

Productores: Shaked Berenson, Patrick Ewald, Robert D. Krzykowski
Productores ejecutivos: Giles Daoust, Catherine Dumonceaux, Louise Lovegrove, John Sayles, Deborah Shriver, Thomas Shriver, Douglas Trumbull
Diseño de producción: Brett Hatcher
Compañías productoras: Epic Pictures Releasing, Title Media, Epic Pictures; distribuye: Eagle Films, Amazon Prime


Intérpretes: 


Aidan Turner: Calvin Barr,
Sam Elliott: Calvin Barr,
Caitlin Fitzgerald; Maxine,
Ron Livingston: Flag Pin (agente del gobierno,
Sean Bridgers: Mr. Gadner,
Larry Miller: Ed Barr,
Ellar Coltrane: el dependiente de una Grocerie (ver Clerks de Kevin Smith)
Rizwan Manji: Maple Leaf (agente del gobierno),
Mark Steger: Bigfoot,

Sinopsis:


Calvin Barr, un veterano estadounidense que desde la II Guerra Muncial ha vivido con el secreto de que fue el responsable de asesinar a Adolf Hitler, es reclutado por el Gobierno Norteamericano pata intentar dar caza a  una criatura mitológica, Bigfoot, que vive en  los bosques canadienses.


Lo que se dice:


El film, más que no gustar, parece haber molestado mucho a algunos sectores del público y la prensa, que se evidencia en las notas medias que ofrecen páginas como la española Filmaffinity, 4,8, basada en la opinión de 1,040 espectadores, que, como viene siendo habitual, la norteamericana Imdb  eleva a 5,7, de acuerdo con la opinión de 10,394 usuarios. Los argumentos en contra que dan los pocos creadores de opinión que se han manifestado son pedestres; Dennys Harvey (Variety) hace una ensalada 'sorprendentemente' fofa e inexacta, de una película que califica de 'sorprendentemente sosa', de producto indie discreto y de mentalidad literal (convendría que aclararan estas calificaciones) que agota su imaginación después de escribir el título; film que no está seguro de lo que quiere ser (Jordan Riumy, The Playlist); broma dadaísta que no entretiene (utiliza el plural nos sin admitir disidencias¿?); la película supone una reflexión bien elaborada sobre la leyenda, la realidad y el arrepentimiento, reforzada por la magnética actuación del majestuoso Sam Elliott (Jeremy Aspinall, Radio Times).

Pero también hay quien ha sabido ver en El hombre que mató a Hitler y después a Bigfoot una balada  extravagante, , sabia e inolvidable (Nick Allen, rogerebert.com; no se esperaba menos de esta publicación de nombre tan memorable): una exhibición de Sam Elliott no es la propia de la criatura del campamento que algunos esperan, es algo más interesante, aunque tal vez no tan divertido. Un buen trabajo del director (Haleigh Foutch, Collider)...


Crítica:


Todos sabemos que Hitler no fue asesinado, que, según sus colaboradores más cercanos  que murieron el mismo día y de la misma manera, se suicidó en el bunker en el que se hallaba escondido de sus enemigos; bastantes menos saben quién es el Coronel Claus von Stauffenberg, fusilado por alta traición, que fracasó en el intento de matar al líder germano, gracias a la película que protagonizó Tom Cruise, Valkiria, que se hace eco de su complot fracasado, un tema que abordó el cineasta Brian Singer,  y todavía muchos menos los que conocen el resultado de los juicios de Nuremberg y el nombre de los condenados en estos ingentes procesos. Los héroes son otros; los nominados como tales no son nada conocidos, y apenas han trascendido los de algún general, como Douglas MacArthur, Eric Rommel, Benito Mussolini, Ysoroku YamamotoPatton (y esto gracias a películas como la de Franklin J.Schaffner, 1970 ) y alguno más. Al resto de los muertos en combate se les honra cada año en la tumba del soldado desconocido, en torno a la cual se reúnen los mandatarios de los países implicados en la contienda. De esto, y no del arrepentimiento o el  legado de la violencia va la película, y no lo digo yo, lo dice abiertamente y sin tapujos Sam Elliot en uno de los diálogos memorables de los que abundan en el film.

Calvin Barr (Aidan Turner) es un joven corriente, bien parecido, que regenta una tienda de sombreros y se enamora de una profesora de instituto, a la que, quienes rigen los destinos de los hombres, impiden que le entregue un anillo de compromiso; la guerra organizada por los que pueden hacerlo interrumpe la vida de los hombres, sus sueños y sus ilusiones, y esa es la auténtica piedra en el zapato del protagonista, consciente de que su vida ha sido el instrumento de los poderosos y de que la historia no tiene un lugar destinado para evocar su memoria. Su mejor compañía, desde que servía a la patria ha sido y sigue siendo un perro, y de tanto en tanto, un hermano peluquero que lo rasura, no como hizo el ruso, sino con delicadeza y sin amenazas. Hasta aquí el film podría haber sido una película atrevida, que hubiera gustado más o menos, y que hubiera sido recordada por unos y olvidada por otros. Pero Robert D. Krzykowski, en su opera prima, de cuyo lenguaje cinematográfico hablaremos después, da un triple salto mortal que lo convierte en un invitado de piedra, un testigo molesto de las actuales circunstancias históricas.

Cuando de nuevo el gobierno, de acuerdo con su curriculum, lo llama para matar (sólo lo llaman para esto) a Bigfoot , una nueva especie de primate homínido que aterroriza a los habitantes de los lugares donde habita, es portador de un virus que ha contagiado a muchas especies de su comunidad y ha llegado al hombre, abriendo la perspectiva del Apocalipsis final de la humanidad, se renuevan sus peores pesadilas. Todos somos capaces de entender, o debiéramos serlo, que un solo hombre, aunque dirija un país, no puede acabar con una pandemia, especialmente en un mundo dividido ahora entre pro-científicos y  negacionistas, apoyados por fuertes corporaciones que mueven los hilos por detrás. Calvin, escéptico, se presta al juego con una intención muy madurada: que lo dejen en paz con los recuerdos de lo que pudo haber sido y no fue, una buena parte de los cuales se esconde al propio espectador. Una buena lección que ignoramos, una buena premonición que nos llega tarde a través de las plataformas, en este caso Amazon Prime, que se están expandiendo junto con un virus que se ha cobrado ya millones de víctimas, mientras amplios sectores de la población prefiere ignorar que gran parte de sus vecinos están ya en el búnker y se empeña en desentenderse y silenciar que muchos de los que trabajan lo hacen encerrados en sus casas (sonidos extraños nos lo recuerdan de vez en cuando).

En cuanto a la forma, personalmente no me parece que corresponda al estilo indie por la importancia visual y  discursiva que da al contexto en el que se inscribe la historia del protagonista, que se va hilvanando con un montaje interesante, que demuestra que detrás del resultado hay un buen conocedor de quién o qué es el verdadero sujeto de la enunciación. Saltos de eje inteligentes, reflejos especulares cargados de significación, elipsis muy acertadas, flashbacks que intercalan momentos de la vida privada que Calvin había elegido con la que otros habían decidido por él y un final que pone en evidencia la única forma en que el hombre, desgraciadamente, puede pasar desapercibido. Una metáfora inteligente, aunque triste; el poder de los seres humanos no está en la fama, sino en la posibilidad de que nadie se fije en ellos. Justo lo contrario de la notoriedad que persiguen las generaciones que se suceden tan rápidas como los avances de la cuarta revolución industrial y sus logros tecnológicos.

Yo sí la aconsejo. Disponible en Amazon Prime.

Comentarios