Mr.Sunshine. Lee Eung-bok. Ficha técnica y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se utiliza la imagen para identificar el film


SAD ENDING


Ficha técnica:


Título original: Miseuteo Sundhain (TV Series)
País: Corea del Sur
Año: 2018
Temporada 1; capítulos: 24; duración: 60 minutos
Género: drama político, histórico, romance.

Dirección: Lee Eung-bok (Secret, 2016;Discovery of Love , 2014; Goblin, 2016; Discovery of  Love, 2014; Sweet Home, 2020)
Guion: Kim Eun-suk
Música: Nam Hye-seung

Productores: Kim Beomrae 
Productores ejecutivos: Kim Young Kyu, Ha Rim Yoon
Compañías productoras: Studio Dragon, Hwa And Dam Pictures; distribuye TVN y Netflix


Intérpretes:


lee Byung-Hun: Eugene Choi , (Los siete magníficos, 2016, de Antoine Fuqua)
Kim Tae-ri: Go Ae Shin,
Yoo Yeon-seok: Goo Dong Mae, (Hospital Playlist)
Byun Yo-han: Kim Hui-seong (Vida incompleta, 2014),
Kim Min-Jung: Kudo Hina, (Man to Man, 2027),
Lee Jeong-eun: Haman Daek (sirivienta As Shin),
Sin Keong-eun: (An Beom).
Lee Seung-: Emperador Gwangmu,
Kim Eui.sing: Lee Wan Ik,
David McInnis:Kyle Moore,
Kim Hye-eun: Madre de Hui Seong,


Sinopsis:


Drama ambientado en el año 1900, antes de la ocupación japonesa de Corea (1919-1945), que narra la historia de un pequeño esclavo coreano de 9 años, que huyó de Joseon tras el asesinato de sus padres por sus amos, ante la negativa de la madre de plegarse a los caprichos del Ministro de Asuntos Exteriores, en cuyo lote entraba también la vida del niño. Arropado por un religioso norteamericano, que lo trató como un padre, adoptó en Estados Unidos una nueva identidad y progresó en el ejército americano. En 1905 regresa a su país natal, del que ya no se siente hijo (el proclama constantemente su identidad norteamericana), y se enamora de una joven aristócrata.


Lo que se dice:



El film ha sido bien recibido por la prensa y el público, como reflejan la página española Filmaffinity que publica una nota media de 7,6, basada en 191 votos, una media que Imdb eleva a 8,8 según la valoración de 4,588 usuarios. No hay reseñas de prensa destacables.


Crítica



Mr. Sunshine es un drama histórico, político, una alegoría de la patria que adopta la forma de una Buddy Movie, cuyo objetivo es la representación de tres formas diferentes de quererla y hacerla avanzar y desarrollarse. Tres hombres están unidos por una pasión  ideológica, con afinidades importantes, todos quieren a la mujer, y muchas diferencias: uno es un revolucionario sangriento, un samurái, hijo de carniceros masacrados, que se ha formado en el manejo de la espada en Japón y se pone al servicio del mejor postor, Go Dong-mae; un oficial que se siente y es ciudadano norteamericano, pero es hijo de Joseon, que llega al lugar de nacimiento con sed de venganza, Eugene (un nombre que en coreano significa grande y noble), y un tercero, Jim Hui-seong, un aristócrata, prometido de la mujer que aman los tres y que simboliza a Corea,  An Shin, una joven peculiar y rebelde, que maneja las armas y practica el parkour, Los nacidos en Joseon se diferencian de la diplomacia occidental en que entran en las zonas de conflicto por los tejados, mientras el militar estadounidense utiliza la estrategia y sus tácticas le permiten adentrarse en los conflictos a través de las puertas. Lee Eung-bok, director de una serie tan peculiar como 'Swet-Home', construye en formato de serie una obra maestra por la importancia del background , el subtexto, y el uso sobresaliente del lenguaje audiovisual, en un relato en el que no se olvida de inscribir la firma que caracteriza el cine coreano (la distancia entre el hombre y la mujer cuando se atraen, una posición frente a frente de ambos, en la que cualquier movimiento de acercamiento posee el significado que el espectador espera; graduación en la representación de las sensaciones que derivan en sentimientos que se trasladan al público en forma de emociones profundas, y en las que cada nuevo movimiento supone  una paso adelante que acerca a los amantes al contacto físico que finalmente se produce de forma breve y muy respetuosa, muy reflexionada y en la que el gesto es contenido en la expresión y el movimiento evoca esa quietud atrapada en el impulso que inicia el movimiento y parece a la vez contenerlo, propio de las estatuas griegas. Una música heterodoxa que combina la expresión clásica wagneriana con las melodías pop asiáticas que parecen estar firmadas con tes notas características que recorre todo el cine coreano, hermanando los diferentes géneros en que representan su tortuoso pasado (a finales del siglo XIX existía la esclavitud en Corea y el amor era dueño de la familia entera, incluidos los niños o niñas que las mujeres llevan en su vientre.

Si en la estructura profunda el subtexto se cohesiona en torno al amor a una mujer o un hombre y a la patria ( no llores, le dice Eugene a Ae Shin: " esta es mi historia y mi historia de amor" ) , en la estructura superficial se desarrolla la lucha nacionalista en la que se involucran los personajes principales y algunos secundarios muy relevantes, cuya coherencia se garantiza mediante un elemento tradicional que la madre de Eugene le dio a su hijo para que lo vendiera y pudiera comer en su huida: el norigae,  una especie de amuleto que se adorna con una borla y que se pasa de padres a hijos, que va uniendo bloques significativos importantes y giros finales muy apasionados,. La protagonista femenina, Ae Shin, de la familia Go, es un personaje con una fortaleza poco usual en las mujeres de su tiempo; mientras las féminas de su familia bordaban y dibujaban, ella se entrenaba en el uso de rifles muy pesados que usaban los ejércitos, que contrastaban con su delicadeza física, pero que la hacían idónea para enfrentarse a la invasión de su país por ejércitos extranjeros, especialmente a la crueldad del expansionismo japonés, que,  de momento frena la llegada de soldados y atenúa sus abusos de los soldados del imperio nipón, que controlan no solo al Ministro de Exteriores, sino que consiguen derrocar al emperador y pasar a cuchillo a las clases más bajas, cuyos hijos se enrolan en el ejército imperial y pronto se convierten en carne de cañón. Un final triste da la razón a las teorías de Giulio Carlo Argan cuando hablan de grandes periodos románticos jalonados de breves momentos clásicos, en los que el hombre gana su guerra tras una dura guerra contra el invasor, que en Corea duró 35 años, hasta el final de la segunda guerra mundial, y llenan sus calles de dolor; las emociones, el amor, la alegría y el desamparo favorecían los actos de heroísmo y fomentaban el patriotismo; hoy Corea está consolidando su democracia, ha avanzado extraordinariamente en la consecución de sus libertades, y los jóvenes ya no respetan normas conservadoras que van cayendo en desuso, como los matrimonios concertados y las citas a ciegas, construyendo un presente del que sus ciudadanos se muestran orgullosos y lo manifiestan en los films que militan en el cinéma vérité, que incluye un romance y unas historias llenas de malentendidos y contrariedades que consiguen atrapar al espectador; un cine que muestra unas característica constantes, que equivalen casi a una firma tras un manifiesto de autoestima, que rubrican cualquier género que aborden.

Buenos storytellers, magníficos historiadores y el deseo de cuestionar incluso las ideas más arraigadas en los corazones de los pobres habitantes de Joseon. Cuando Ae-Shin muestra su intención de dedicar su vida a la patria y morir por ella si es preciso, Eugene, un soldado que parece salido de una novela de Tolstoi, le hace cuestionarse su propia ideología, al preguntarle: " ¿Quién vive e Joseon? ¿A quien trata de salvar¿ A los esclavos y a los carniceros?" Estos son la mayoría de los ciudadanos coreanos en la época que selecciona el autor. Eugene es un hijo de esclavos huido de su patria donde le espera la muerte como a sus padres; Go Dong-mae es hijo de carniceros y  se hace samurái (nunca usa armas de fuego) por la misma razón que el soldado norteamericano. ¿Piensa en ellos la joven noble? Hasta ese momento desde luego no. Joseon era una idea, los esclavos eran de su propiedad. De los tres hombres que giran a su alrededor, solo Kim Hui-seon (Vida incompleta), es rico como la joven, y por eso es precisamente su prometido. Ella entiende que su historia solo puede tener un sad ending, un final triste para quien, como el hombre que ama, levanta la vista al cielo y ve un cuervo, entendiendo que un solo pájaro negro puede envenenarlo. Un hombre con el corazón roto, que huyó a Estados Unidos y aprendió el valor de la democracia, pero que no era planamente americano ni coreano. Con estos mimbres y unos buenos diálogos, en los que algunos verán tópicos, quizá porque muchos sólo han conocido una democracia que ahora está en decadencia y sus expresiones artísticas pecan de una gran carga de cinismo. 

Le sobran algunas cámaras lentas emocionales, porque en una pequeña proporción se usan en momentos en que es difícil levantar pasiones. Creo que las 24 horas del relato nos permiten conocer a la perfección de donde viene Corea del Sur y dónde se encuentra, y el colaboracionismo de la clase privilegiada de Joseon con los invasores, que causó tan grandes sufrimientos a su pueblo, a la par que denuncia la mediocridad de algunos individuos capaces de entregar a sus propias familias. Yo la aconsejo para quienes tengan interés por conocer mejor a los pueblos y las cicatrices que todavía no se han curado. Algunos no se diferencian tanto de nosotros.





Comentarios