Gettysburg. Ronald F.Maxwell. Adaotación a la actualidad de este film posteado en cinelodeon.com en julio de 2012

 






Ficha técnica, sinopsis y crítica (Pinchad aquí)


He seleccionado este post por la trascendencia que pueda tener para la sociedad actual el análisis de un momento de transición de la economía feudal a la capitalista, lo que supuso la toma del poder por una clase emergente (ved 'El Gatopardo' de Lucino Visconti), la que había realizado la acumulación precapitalista, construyó el ferrocarril y levantó las primeras fábricas que iban a producir para unas masas que debían ser liberadas de acuerdo con un doble objetivo: disponer de un mercado laboral que a la vez tuviera la suficiente solvencia para adquirir los productos que iban a salir en masa de las nuevas factorias, las más importantes de las cuales fueron las textiles. Precisamente en ese momento se decidió el destino de los pueblos (célebre controversia entre Pierre Vilar y George hamilton sobre cómo se construye la riqueza de las naciones, en torno a una famosa curva del segundo). Mientras los países de la Hansa construían sus fábricas, nuestro católicos reyes desprotegieron a los campesinos, que debían producir para los obreros  y privilegiaron a la Mesta, una organización que englobaba a los poderosos ganaderos que vendía la mejor lana de Europa, la de la oveja merina, a Inglaterra y los Países Bajos, y les compraban los productos manufacturados. Cien años después del reinado del emperador Carlos I de España y V de Alemania, tras perder la mayor parte del imperio español y producirse la 'revolta catalana' (1640), la corona apenas tenía dinero para poner lacre a sus misivas. El Corpus de Sangre en tiempos de Felipe IV y la matanza dirigida por el Conde Duque de Olivares provocaron heridas que no han cicatrizado.

¿Por qué digo esto? Maxwell lleva a la gran pantalla  una historia de héroes, los generales, tratados en plano medio, americano o general, con el fin de observar sus reacciones y seguirlos con la cámara cuando  se desenvuelven por  el campo de batalla;  el pueblo hace el papel del coro griego, aunque cruento. El coronel Joshua Lawrence Chamberlan, militar formado en la Academia de West Point, el  'Profesor' , como llaman a estos oficiales los que han ascendido por méritos, establece una distinción entre las guerras clásicas, en las que los hombres luchaban por el poder, una mujer (Helena de Troya) o la gloria, como Aquiles, olvidando a los pueblos que se movían por necesidad de subsistir como las hordas bárbaras de teutones, cimbrios, suevos, celtas...Los yanquis tienen un motivo noble por el que jugarse la vida, los ideales de la revolución burguesa que perseguía la  libertad, la igualdad y la fraternidad, y, en América, la abolición de la esclavitud, y él creía firmemente en ellos, a diferencia de otros compañeros de filas. El ejército del sur se movía por valores más conservadores como el honor y la patria, pero también eran esclavistas y anti-abolicionitas. Pero unos y otros formaban parte de la misma clase social, la burguesía, estaban unidos por lazos de amistad  y habían hecho juntos  una Guerra de Independencia para librarse del dominio de la monarquía  inglesa.

Esto escribía en 2012. Ahora conviene reflexionar sobre qué significó esta batalla en la que se decidió el futuro de los Estados Unidos, que los antiguos confederados, la mayoría de los ciudadanos de los red states, no entendieron bien entonces ni entienden siquiera ahora, ya que el triunfo de los yankees eliminó los obstáculos que se oponían a la industrialización de los Estados Unidos, la creación de un ferrocarril que unió el refinado Este con la tierra de los colonos en el Oeste, la tierra de los pioneros, donde curiosamente se desarrolló con fuerza el nuevo modo de representación de la realidad, el cine, que como advierte Noël Burch en 'El tragaluz del infinito' era el entretenimiento de los pobres (hay magníficas películas sobre este tema). Líderes económicos que se han enriquecido con sus grandes conglomerados de empresas, como Donald Trump, han favorecido el nacimiento de un ejército de clientes que no entienden que este personaje es uno de los más ricos de su país por su actividad financiera, un personaje que no puede acumular tanta riqueza en una sociedad pre-industrial. El film se hizo en 1993, por lo tanto la opción de elegir como protagonistas de su historia a los grandes héroes militares fue decidida y acorde con el espíritu individualista de un país cuya máxima aportación a la cultura ha sido la  improvisación  (Action Painting, Jazz, Blues, Rock, cine de acción), cuando ya hacía varias décadas que la Nouvelle Vague había vuelto sus cámaras hacia las masas y sus preocupaciones y necesidades. Hasta que no llegó la generación de los barbudos, Lucas, Spielberg (que incorporó a su elenco a François Truffaut en 'Encuentros en la Tercera Fase') o Coppola, no hubo un acercamiento entre los cineastas del nuevo y el viejo mundo. Así que es importante que recordemos el nombre de esta batalla que liberó a los esclavos, aunque todos sabemos que todavía les quedaba un largo camino que recorrer, el de la segregación. El film lo podéis encontrar en Amazon Prime.

Comentarios