Orgullo + Prejuicio + Zombies. Crítica




Sam Riley interpretando a Mr. Darcy,



DE LA ILUSTRACIÓN A LAS ARTES MARCIALES


Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice. (Pinchad aquí)


Crítica:


El film, bellamente introducido por un cuento ilustrado con dibujos de la época que representa, narrado por una voz en off y en el que se insertan los primeros créditos, relata los conflictos que se produjeron entre zombis y restos feudales de la sociedad del 'antiguo régimen' y los esfuerzos que hizo la monarquía para proteger Londres de los ataques de los 'privados de cerebro', que precisan para subsistir el cerebro de los demás. En primer lugar levantaron un gran muro de treinta metros de altura, al que se llamó 'La Gran Barrera', que rodeaba la ciudad; más tarde se excavó el 'Canal Real', un foso de 30 brazas que rodeaba a su vez la ciudad y sus muros. El terreno entre ambas fortificaciones comenzó a conocerse como 'El Entremedio', que sufrió las consecuencias de estar en tierra de nadie, a los que el rey Jorge protegió derribando todos los puentes menos uno, para conservar una vía de comunicación. En aquella época se puso de moda estudiar las artes marciales, que el narrador llama mortales, las escuelas japonesas para los ricos, las chinas para los sabios. El Sr, Bennet que había instruido a sus hijas en las ciencias y las letras, opta ahora por las formas de lucha china, acorde con su creencias, con el objetivo de prepalas para hacer frente a los riesgo de la época que les había tocado vivir, un tiempo en el que, cuando Elizabeth advierte a Wickman de que ha cruzado la linea al atreverse a declararle su amor, este le contesta que ya no existen las líneas.

Los muertos vivientes se multiplican más rápido de lo que lo hacen los vivos, advierte Wickman a los aristócratas reunidos en torno a  Darcy, el caza-vampiros. Se precisan nueve meses para hacer un bebé, dieciséis años para hacer un soldado, y solo unos segundos para hacer un zombi, un razonamiento que nunca se tiene en cuenta porque se toma como un eslogan electoral o un mantra partidario. También les advierte de que si deciden organizarse no podrán derrotarlos, sino que deberán negociar con ellos, siempre que estén a tiempo y los no-muertos no hayan probado la carne humana, limitándose a alimentarse de cerebros de animales,  y siempre que no hubieran encontrado todavía un líder. La última secuencia desvelará el papel de cada cual en esta truculenta historia, que no es la primera vez que se cuenta, cambiando el punto de vista. El mismo Seth Graham Smith escribió dos adaptaciones sobre muertos vivientes o no-muertos, involucrando a personajes de la literatura universal  o la política reciente: Pride and Prejudice and Zombies y Abraham Lincoln, Vampir Hunter,  que han sido adaptadas al cine, la primera por Burr Steers, y la segunda por Timur Bekmambetov en 2012, si bien en 2007 Peter Medak ('Al final de la escalera'), había contribuido con 'Los Washingtonianos' a la serie 'Masters of Horror', creada y producida por Mick Garris. En esta historia, Mike (Jonathon Schaech), que ha acudido a su casa natal para asistir al funeral de su abuela, descubre en el sótano una carta que asegura entre otras cosas que el presidente George Washington fue un insaciable caníbal. Medak aprovecha la ocasión para meter una embestida bizarra, gamberra y enloquecida contra el género splater, y dar la visión más cáustica, sarcástica y virulenta del ciudadano medio americano, al que pone en solfa un locutor que hace un relato de las mentiras oficiales en la Guerra de Irak y de la receptividad de las masas acomodadas, así como su predisposición a tragarse todas las historias creadas desde el poder. Si fueron capaces de creer lo que les contaron en esta ocasión, como no iban a aceptar sin rechistar que Washington, el primer presidente de América, perteneciente a otros periodos más oscuros de la historia, fuera canibal o Lincoln un cazador de vampiros; la provocación es grande porque este presidente fue elegido por unanimidad y por lo tanto es respetado por todos.

Entre unos relatos y otros se construye la imagen de la sociedad actual que camina sin norte, incapaz de entender el mundo en que se desenvuelve y a la que se puede convencer no sólo acerca de que Darcy era un cazador de .zombies y Lincoln un caza-vampiros, sino que los burros vuelan, en beneficio de quien es capaz de construir estas historias y difundirlas. Una gamberrada que ahora se llama  fake News, una terminología que todos conocen, ya que poco a poco se van adscribiendo a las redes todas las generaciones (whattshapp es la plataforma social que más ha contribuido a integrar a los más mayores), con la que los espectadores están dispuestos a disfrutar mientras reflexionan sobre el mundo que los rodea. La guerrera Lily James se convierte en la heroína y protagonista absoluta de un film, compitiendo con dignidad con Keira Knightley, rompiendo, en cierta medida con la feminidad que se le supone a una mujer casadera de su tiempo y de su estatus, que llega a darse una verdadera paliza con Mr. Darcy. La historia de zombis se sobreimpone al conocido relato de Jane Austen, que, aunque parece seguir literalmente el texto de la novelista británica georgiana, omite detalles que se supone que conoce el lector.espectador.


Disponible por poco tiempo en  el videoclub de ONO y la plataforma TIVO.



Comentarios