Ex machina. Alex Garland. Ficha técnica, crítica





EL RIESGO DE PRESCINDIR DE LO CONOCIDO EN LA GUERRA DE SEXOS.


Ficha técnica:


Título original: Ex machina
País: Reino Unido
Año: 2015
Duración: 108 minutos

Dirección: Alex Garland
Guión: Alex Garland
Casting:Francine Maisler
Dirección de Fotografía: Rob Hardy, B.S.C.
Música:  Ben Salisbury & Geoff Barrow
Edición: Mark Day
Dirección artística: Katrina Mackay, Denis Schnegg
Decoración del set: Michelle Day
Supervisor efectos visuales: Andrew Whiterhurst; productor:Tim Field

Diseño de Vestuario: Sammy Sheldon Differ
Diseño de maquillaje y peluquería: Sian Grigg

Productores: Andrew McDonald, Allon Reich
Productores ejecutivos: Eli Bush,  Tessa Ross, Scott Rudin
Diseño de producción: Mark Digby
Compañías productoras: Film4, Universal Pictures International, DNA Films,


Sinopsis: 


Caleb fue elegido para conocer al solitario fundador de su empresa, : una mente tan privilegiada como peligrosa, Nathan, un programador multimillonario con fama de reclusivo; debía pasar una semana con él en un lugar remoto en las montañas con el objetivo de participar en un test en el que está involucrada su última creación: Ava, un robot-mujer que en realidad es un contenedor de inteligencia artificial.

Premios:


El film fue galardonado con los premios más importantes que otorga la industria del cine y sus instituciones culturales más importantes que se hacen eco en festivales de gran prestigio como los Oscar, que la destacaron con el Premio a los Mejores Efectos visuales (2015), con diferentes nominaciones a sus actores, en especial Alicia Vikander, (Globos de oro, Premios del Cine Europeo, Asociación de Críticos de los Ángeles, Asociación de Críticos de Chicago que galardonó también a Alex Garland como Mejor Director Novel. 'Ex machina' fue premiada como Mejor Película Independiente (National Board of Review),Mejor Nuevo Director (Sindicato de Directores, DGA), y a la Mejor Película de ciencia-ficción/ Terror (Critics Choice Awards)...

Intérpretes:


Oscar Isaac: Nathan,
Domhnall Gleeson: Caleb,
Alicia Vikander: Ava
Sonoya Mizuno: Kyoko,
Corey Johnson: Jay


Lo que se dice:

El film ha ido muy bien avalado por la prensa y los espectadores, como reflejan la página española Filmaffinity que ofrece una media de, basada en 47.032 votos, una nota que eleva sensiblemente la norteamericana Imdb a 7,7, obtenida de una muestra mucho más amplia: 436, 806 usuarios.

Los críticos han tildado el film detan extraño como brillante, que se atreve a dar dos pasos más allá en el tópico que nos ocupa (Luís Martínez,diario 'El Mundo'); película interesante, trascendente, que se mueve entre la inquietud y el magnetismo (Javier Ocaña,  diario 'El País'); elegante relato futurista (Federic Marín Bellón, Diario ABC); brillante visualmente (Lluís Bonet Mojica, diario La Vanguardia); tan espartana como elegante (Roger Salvans, Fotogramas); pieza de cámara sobria y brillante (Guy Lodge, Variety); aborda el tema de 'el hombre vs. la máquina'  (Stephen Dalton, The Hollywood Reporter)...


Crítica.

Alex Garland, un cineasta relativamente joven, que llega a su opera prima con 45 años de edad, tras un recorrido en la industria cinematográfica que comienza en 2002,con el guión de las películas que dirige Danny Boyle '28 días después', (2002) y Sunshine (2007) y  Mark Romanek y su terrorífica 'Nunca me abandones' (2010); su último trabajo es la dirección de 'Aniquilación', realizada para Netflix (2018). Muchas de estas experiencias previas toman forma en este film elegante, minimalista, pero envuelto de una atmósfera que invita a la precaución, un efecto de extrañamiento que introduce la frialdad en el relato con el objetivo de mantener alerta al público. La máquina perfecta, AVA, sólo tiene apariencia humana en el rostro y el torax; las prótesis que constituyen sus miembros no sólo evocan los personajes de Mudo (Duncan Jones), sino las terribles mutilaciones con que están amenazados  los protagonistas de 'Nunca me abandones'; el aislamiento del peligroso programador millonario en una mansión minimalista de cristal, situada encima de unos búnkeres  que protegen el secreto mejor guardado del retorcido jefe de Caleb (Domhnall Gleeson). En la estructura profunda reside subtexto que retrae su análisis a la noche de los tiempos, la idea de que no es posible la consciencia, sino como consecuencia de una serie de estímulos externos, razón por la que dota a su receptáculo de inteligencia artificial,que podía haber sido cualquier cosa, incluida una caja gris, un ente producido por el hombre que no necesita de género, de sexualidad, a la que Caleb atribuye una única función, una visión muy tradicional, la reproductiva-evolutiva; no existe una forma de consciencia sin necesidad sexual, le reprocha Natan (Oscar Isaac)

Se este modo, el film brillante, elegante, minimal, en el que las ramas no impiden ver el bosque, se va definiendo como una visión muy vanguardista de la tecnología de sexo/género. Al enfatizar lo sexual, la diferencia sexual es en primera y última instancia una diferencia de las mujeres respecto de los hombres, de lo femenino respecto de lo masculino, y aún la noción más abstracta de diferencias sexuales que resultan no de la biología o de la socialización, sino del significado y de los efectos discursivos (...) y el hecho de que se siga planteando la cuestión de género en un uno u otro de estos términos, cuando la crítica patriarcal ya ha sido completamente delineada, mantiene el pensamiento feminista atado a los términos del patriarcado occidental."*

Nadie decide de forma consciente ser heterosexual u homosexual; tras la eclosión de la cuarta ola del feminismo,  se añaden los seres artificiales dotados de una gran inteligencia, que a diferencia de los hombres no existen en el vacío, sino que forman parte de un continuo, como el cine que vemos en streaming, y la investigación avanza con rapidez. Todos hemos sido programados para aceptar una orientación sexual diferente; Nathan se apoya en el prodigioso trabajo de Jackson Pollock, cuyo reto era buscar una acción que no fuera automática, ni consciente, ni aleatoria, en la que influyen no solo la naturaleza, sino también la cultura; nadie decide ser hetero, homo, clon, ciborg o robot; depende de su propio deus ex machina que  crean las condiciones que determinan al individuo sin que él haya planeado actuar de una forma determinada, empujado por su conciencia; el  reto no es actuar automáticamente, sino encontrar una forma de actuar que no sea automática. De este modo la tecnología de sexo/género se  hace más compleja y el millonario desea experimentar en torno a si un ciborg, para observar si es capaz de enamorarse como un humano, y hasta qué punto el ser, sea cual sea su naturaleza,  está determinado por las condiciones que han intervenido en su programación. 

La cuestión que plantean estas películas vanguardistas, que plantean cuestiones que empiezan a aparecer en debates de expertos en el estudio del perfil fílmico de la mujer y nos obligan a salir de nuestra torre de marfil, es si deben desaparecer las distinciones  de las personas basadas en su orientación sexual, que mientras para muchos  permanece inalterable en el tiempo, hay instituciones que ya hablan de tres géneros en las matrículas de sus alumnos).El conflicto que se produce en el film no puede ser velado aquí, a causa del temido spoiler, pero al parecer estamos en el estadio que precede a la guerra que todavía deben luchar los dos colectivos sexuales dominantes: los hombres y las mujeres. Interesante. 


?La tecnología del género. Teresa de Lauretis

Comentarios