Hook. Steven Spielberg. Ficha técnica y crítica.

UN CUENTO CUYOS DOS PROTAGONISTAS NO TUVIERON PADRES


Ficha técnica:


Título original: Hook.
País: EE.UU.
Año: 1991.
Duración: 144 minutos.

Dirección: Steven Spielberg.
Guión: Jim V.Hart y Malia Scotm Marmo, basado en una historia de Jim V.Hart y Nick Castle.
Casting: Janet Hirshenson, C.S.A., Jane Jenkins, C.S.A., Michael Hirshenson.
Director de Fotografía: Dean Cundey, A.S.C.
Música: John Williams.
Edición: Michael Kahn, A.C.E.
Supervisor efectos visuales: Eric Brevig.
Coreografía: Vincent Paterson.
Decorador del set: Garret Lewis.

Diseño de Vestuario: Anthony Powell.

Producción: Katheleen Kennedy, Frank Marshall, Gerard  R. Molen.
Co-producción: Gary Adelson  y Craig Baumgarten.
Productores ejecutivos:  Dodi Fayed, Jim V. Hart.
Productores asociados: Bruce Cohen, Malia Scoth Marmo.
Diseño de producción: Norman Garwood. Tristan Pictures, Amblin Entertainment Production.


Intérpretes: 


Dustin Hoffman,
Robin Williams,
Julia Roberts,
Bob Hoskins,
Maggie Smith,
Charlie Korsmo,
Caroline Goodali,
Dante Basco,
 Amber Scott, Jashen Fisher.


Sinopsis:



Peter Banninges un alto ejecutivo que a sus 40 años ha conseguido todo en la vida: es un hombre poderoso en los negocios, está felizmente casado y tiene dos hijos alegres y  sanos. Lo tiene todo pero ha perdido el recuerdo de quién fue una vez. Sólo cuando fue raptado por el capitán Garfio recuerda su identidad, Él es Peter Pan.



Comentario.


Como cada Navidad, las radios y televisiones incorporan en sus carteleras el relato del escritor escocés James Matthew Barrie, dramatizado y estrenado en Londres el 27 de diciembre de 2004, convertido en novela después, una obra dirigida a un público que no ha perdido la inocencia, que no ha tenido que emigrar a un país de Nunca Jamás, como ha ocurrido con hombres notables que han prestado grandes servicios a la sociedad desde un terreno tan despreciado como el arte; pintores como Paul Gauguin tuvieron que huir a mundos más primitivos, en su caso, primero a la Martinica y más tarde a la Polinesia francesa en Oceanía, donde desarrolló parte de su obra, porque pensaba que el cinismo había alcanzado tal grado en el mundo occidental que imposibilitaba el desarrollo de cualquier idea o acto creativo. En Europa nunca triunfó estando vivo, si bien ahora sus cuadros se cotizan en bolsa con valores inalcanzables para gente como él; Steven Spelberg ha sido vapuleado por esta película, a la que se acusa de casi melodramática y en ocasiones hasta ridícula. Disiento de este análisis. El director de ET se sitúa en el umbral entre la inconsciencia y la conciencia, entre el sueño y la vigilia, y no evita ninguno de los tópicos de toda narración que tiene como centro al hombre y recorrido vital: la generosidad de la infancia, su bondad, la capacidad de soñar, la asunción de responsabilidades, la conciencia de que el 'tempus fugit', y de que la última aventura que ha de vivir el hombre es la de la muerte, un hecho inexorable que éste pretende olvidar, y que le recuerda el poeta cuando le advierte de que enfermar y morir es el único argumento de la obra (Gil de Biedma).Spielberg no aborda este tema de forma tonta, ya que no sólo recoge la idea del creador de la historia, que enfrenta a dos hombres, sus dos protagonistas, que no tienen padres, sino que la enfatiza en cada oportunidad que le sale al paso, y en un cineasta de gran influencia dickensiana, en cuyas creaciones han jugado un papel importante los niños, no se olvida ni de las enseñanzas de Fourier, el constructor mental, el inventor de los falansterios, cuya mayor herencia han sido los 'jardines de infancia', (Kinder Garden), un socialista utópico que observó que a los niños les gusta ensuciarse. Un movimiento naïf que ocupa un lugar privilegiado en la última película de Jacques Audiard, 'Los hermanos Sister' (2019).

Pero hay una idea terrible que formará el background de 'Mother' de Boong Joon-ho, un hecho que divide a los hombres tanto como su clase social o su bienestar económico, y que genera todo tipo de sentimientos entre quienes tienen alguien que se ocupa de ellos y quienes no. Algunos comentarios que se escuchan en ciertas ocasiones son verdaderamente espeluznantes. ¿Quién no ha oído decir a un conocido, más o menos cercano, que desde que murió su madre ya no está pendiente del móvil de la misma manera que antes? Pero, no sólo Peter Pan, desde que se enamora, tiene hijos y asume responsabilidades, se ha olvidado de esa 'Twilight Zone' donde reside la imaginación, que ha inspirado alguna película del llamado 'Rey Midas' por sus compañeros, sino que está siendo invadido progresivamente por el miedo al paso del tiempo y la llegada de la hora crucial en que deba abandonar este mundo. El tiempo se relativiza, y mientras él héroe de los niños perdidos sigue protagonizando aventuras, Wendy no sólo se ha casado y ha tenido hijos, e incluso nietos, sino que, cuando Peter Pan aterriza y se olvida de volar, ella se ha convertido en una anciana de 80 años, mientras él está en edad de procrear. Mas hemos dicho que los dos protagonistas no conocieron a sus padres, sin embargo, mientras uno de ellos tiene una progenie constituida por un niño y una niña, el otro ha permanecido fiel a sus principios, y ni vuela, ni deja volar, sino que sigue haciendo daño, con ese garfio que sustituye la mano que le arrebató un cocodrilo,boicoteando las relaciones paterno-filiales e intentando demostrar a los hijos de Peter que con él serán libres y felices porque harán lo que les venga en gana. Es difícil reproducir en nuestro imaginario como fantasean los lectores del libro en torno al contexto en que viven los niños perdidos, rodeados de hadas que brillan...¿sucios, feos, abandonados? ¿Qué les molesta de la iconografía, no solo de Spielberg, sino de quienes han llevado a la pantalla relatos del siglo XIX, que sometía a los mas pequeños a jornadas laborales de 16 horas. ¿Qué les quedaba sino soñar con un mundo mejor? La llegada a la edad adulta no suponía su liberación, sino, con frecuencia, la enfermedad y la muerte. Suponogo que el horror les haría apartar en más de una ocasión la mirada de las hojas del libro; Spelberg, como los socialistas utópicos, en tiene que un niño, por pobre y desamparado que sea es capaz  de soñar, y, si le das los recursos, incluso ganar la batalla a los que lo oprimen. En el cuento los niños perdidos, como todos los que nutren esta literatura en la que los niños son los más protagonistas, viven en el subsuelo, escondidos de una burguesía, entonces triunfante, que no lo quiere ver.

Se echa de menos la aventura, dicen algunos críticos,  olvidando que en esto se basa la imaginación de los niños, y es sobresaliente la presencia de skaters en una época tan temprana, una forma de deporte que protagonizó el film de Gus Van Sant 'Paranoid Park' (2007).  Si nos fijamos bien los niños son de diferentes edades y Rufio es ya un preadolescente, con crestas punkies multicolor, que practica este deporte. Unas imágenes que nos demuestran lo poco informados que estamos de lo que ocurre en un país, que puede conquistar el espacio y las estepas de la Tierra, pero que ignora cómo se cosen los norteamericanos sus heridas, porque carecen de seguridad social, un hecho que denuncia Michael Moore  en Sicko (2007)Spielberg le da un giro a la historia de Barrie, actualiza las condiciones de los personajes con el objetivo de representar el choque generacional entre padres e hijos. Peter Banning, (Robin Williams),  ha dejado atrás su infancia y adolescencia hace mucho tiempo y sus ideales de juventud se han corrompido. Se dedica a fusiones de empresas, hundimiento de aquellas que están en dificultades y especulación inmobiliaria (¡hace ya treinta años de ésto!), ocupación nada poética, propia de un pirata  para Wendy. Ésta , con la que se reunían los niños a contar cuentos hasta el amanecer, que más tarde  recopiló Barrie, intenta recuperar lo que queda de niño en él para evitar el alejamiento,  que se está produciendo,  de sus hijos. El resto queda para la interpretación del espectador.  Peter se despierta en  la calle, a los pies de una escultura de Peter Pan, sin saber si ha vivido  una aventura o simplemente la ha soñado; Campanilla le susurra que su historia se sitúa entre el sueño y la vigilia.

Los enfrentamientos se dan especialmente con la figura paterna, el hombre que sale del hogar para trabajar y sustentar  a su familia en el modelo de sociedad  patriarcal; la madre es ese ser adorable que espera junto a la ventana abierta la llegada de sus hijos, cuando éstos emprenden el  vuelo. Cuando Peter se enfrente a Garfio debe vencerlo para no defraudar a sus hijos, para los que un padre es algo así como un héroe invencible. Pero no podemos escandalizarnos de un  tópico literario  tan generalizado en los cuentos. El pirata es 'malo' porque no tiene madre (como Peter, que, sin embargo, es padre, un detalle nada despreciable), y teme el paso del tiempo simbolizado por el tic-tac de los relojes. Está película fue  producida por Dodi Al Fayed, que murió en un accidente de coche con Lady Diana. Años  más tarde, en 2003, su padre  Mohamed Al Fayed, produjo Peter Pan (La gran aventura) , dirigida por P.J.Hogan, en memoria de su hijo. Mohamed Al Fayed lucho hasta donde pudo para esclarecer la muerte de su hijo, e incluso sentó en el banquillo a un miembros de la familia real inglesa; los hijos de Diana invitaron al padre de Diana al funeral de su madre... Vista así, esta película,  no parece tan cursi no tan simplona como la quisieron ver algunos.

No parece carecer de razón Pedro Vallín en los argumentos que da en su interesante libro ¿Me cago en Godard! sobre el cine europeo vs. norteamericano.

Comentarios