Extinción. Ben Young.Ficha técnica y crítica



El copyright de las imágenes pertenece a su autor

y/o las compañías productoras y distribuidoras


NUESTROS SUEÑOS SON EL PASADO

Ficha técnica:


Título original: Extinction
País: Estados Unidos
Año: 2018
Duración: 95 minutos

Dirección: Ben Young
Guión: Spenser Cohen, Eric Heisserer, Brad Kane
Casting: Cathy Sandrich Gelfond, Kelly Valentine Hendry, Amanda Mackey
Dirección de Fotografía: Pedro Luque
Música: The Newton Brothers
Edición: Matthew Ramsey
Dirección artística: Dragan Kaplarevic
Decoración del set: Jelena Milinovic

Diseño de Vestuario:Pierre Bohanna, Suzie Harman
Responsable estilista de peluquería: Jasmina Banovic
Responsable maquillaje: Jovana Jovanavic

Productores:David Hoberman, Todd Lieberman
Productores ejecutivos: Nathan Kahane, Kelli Konop, John Powers Middleton, Roy Lee, Andrew Pfeffer, Erin Westerman, Alexander Young
Diseño de producción: Alan Gilmore
Compañías productoras: Good Universe, Mandeville Productions, Universal Pictures; distribución: Netflix.


Intérpretes:


Michael Peña: Peter,
Lizzy Caplan: Alice,
Amelia Crouch: Hannah,
Erica Tremblay: Lucy
Lex Shrapnel: Rey.
Emma Booth: Samantha,
Lilly Aspell: Megan,
Mike Colter: David,
...


Sinopsis:


Un padre tiene un sueño recurrente en el que pierde a su familia. Su pesadilla se hace realidad cuando el planeta es invadido por una fuerza brutal y destructiva. El hombre y su mujer deberán entonces reunir todas las fuerzas para intentar salvar las almas.


Lo que se dice:


El film ha sido muy cuestionado por la prensa, da la impresión de que, sobre todo, porque la distribuye Netflix. Esta situación se pone de relieve en la nota media que ofrece la página española Filmaffinity de  4,7, basada en 3,242 votos. El sitio norteamericano Imdb eleva esta nota en 5,8,basada en 42,759 valoraciones de usuarios. Los argumentos que da la prensa son que , aunque la película tiene sus momentos, se arruina por una premisa muy típica, un ritmo desigual y unos actores muy flojos (Kenneth Seward Jr., IGN); aunque hay bastante talento implicado,supone una pérdida de tiempo total (Meagan Navarro, Bloody Disgusting); la película no tiene suficientes cosas para no desmoronarse (Brad Newsome, Sidney Morning Herald); una película de serie B en actitud de blockbuster, pero no es divertida (Nick Allen, rogerebert.com) ; trama bastante predecible (Jake Nevins, The Guardian); lo suficientemente entretenida (Jo-Anne Rowney, Mirror).



Crítica:


El trato que ha recibido el film es francamente injusto. Su background se basa en la historia de una familia burguesa muy peculiar, desde cuya terraza acristalada de un rascacielos situado en un zona de lujo, con un sjyline muy conocido, se divisa como en una pantalla de cine un hecho inesperado que va a cambiar sus vidas repentinamente, del mismo modo que el coronavirus ha destruido las ilusiones de millones de habitantes de la Tierra, con una invasión, para la que el hombre había creado y sigue creando las condiciones, que ha dejado al descubierto su gran vulnerabilidad. La película comienza como un film intimista, que pone su foco en la vida cotidiana de una pareja y dos hijos, cuya tranquilidad se ve perturbada por las pesadillas recurrentes del padre, que altera profundamente la paz del hogar sin motivo aparente. A mitad del relato un giro cambia el curso de la narración, que deja de ser un cuento sobre las alteraciones emocionales de un individuo que provoca la desazón de su entorno y comienza otro que enlaza esta historia con una tradición que arranca con una de las primeras películas de ciencia-ficción que alcanzó gran notoriedad, 2001, Una odisea del espacio de Stanley Kubrick, para aproximarse a Blade Runner de Ridley Scott y sus replicantes, Distrito 9 de Neil Blomkamp, para terminar aproximándose al arriba y abajo de Bong Joon-ho, Jordan Peele  o Galder Gazteluz-Urrutia, aunque el resultado sea  diferente a las películas citadas que han sido calificadas de obras maestras. La ruptura de puentes entre los bandos enfrentados cierra con una imagen muy elocuente el flm, un gesto quizá gratuito, ya que como el propio protagonista afirma nuestro mundo nunca deja de moverse, de cambiar, de evolucionar, a pesar de que, ignorantes de ellos, sigamos cada día sumergidos en nuestras rutina, en nuestra casa, en nuestro trabajo y con nuestra familia.

Un film no carente de interés que redunda en los problemas que ocasionan nuestro actual dolor de cabeza. Disponible en Netflix.

Comentarios