Aladdin. Guy Ritchie. Crítica




ENTRE HOLLYWOOD Y BOLLYWOOD


Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice (Pinchad aquí).


Algunos espectadores acuden a la llamada de Ritchie atraídos por el atractivo de la adaptación de famoso cuento, uno de los más célebre y fantásticos de la cultura oriental, que forma parte de 'Las mil y una noches'; otros por la fascinación de la aplicación de las últimas tecnologías a la representación cinematográfica, animados por el boca a boca discreto del  público que prolonga la permanencia en cartelera del film, y los cinéfilos por la curiosidad de ver cómo se desenvuelve unos de los realizadores actuales, cuyo discurso audiovisual se caracteriza por el cinismo y la provocación en películas como Lock, Stock & Two smoking Barrels, 1998; Snatch: cerdos y diamantes, 2000; RocknRolla, 2008; Sherlock Holmes, 2009 o The man from U.N.C.L.E., 2015...

El resultado es satisfactoria para el público que llena la sala y aplaude al final de la función, contento por el espectáculo musical, colorista, animado por alfombras voladoras, magos perversos, animales exóticos, y derroche de magia, una de las funciones esenciales del cine, dirigida a un público que espera, precisamente, recibir lo que al fin se le da. Siempre se podría hacer mejor, pero el hecho de que los espectadores se mantengan fieles a la cita de un film con vocación de entretener y cierta tendencia a la moraleja que antepone la ética y la moral a la acumulación de riquezas, la máxima aspiración de amplias capas de la población, como advierte el genio a un inocente Aladdin.


Comentarios