Territorio Lovecraft. Episodio 1. Crepúsculo. Crítica.








EL DIRECTOR DE 'US'. JORDAN PEELE DEJA APUNTADO EN SU PRIMER CAPÍTULO, DIRIGIDO POR EL FRANCÉS YAN DAMAGE QUE NO SOLO NO NOS VA A DEFRAUDAR, SINO QUE ABRE UN GRAN DEBATE


FICHA TÉCNICA, SINOPSIS, LO QUE SE DICE (PINCHAD AQUÍ)


Tras una obertura que es un auténtico manifiesto artístico del creador, Jordan Peele (Déjame salir, (Get Out), 2017 y Nosotros (Us), 2019), y de quienes colaboran en su proyecto, ya procedentes del viejo continente como el francés Yan Damage, que realiza el primer episodio, Crepúsculo; técnicos expertos que vienen de otras áreas del hecho cinematográfico, como la producción, entre ellos  Daniel Sackheim, o mujeres cineastas como Cheryl Dunye, o Victoria Mahoney, directora de la segunda unidad de Star Wars (vade retro...), dirigida por J.J.Abrams (Star Wars: el ascenso de Skywalker, 2019) , que además trabajó como actriz en 'Una rubia muy legal',y que acierta cuando afirma que la construcción final de la diégesis depende " de lo que cada espectador este experimentando e investigando en su propia vida en el momento de aproximarse a un relato ". Si bien ciertos sectores del público son capaces de ver una metáfora en la violación de Europa por un Zeus que adoptó la forma de toro (y animales raros y tetramorfos ya los había en el imaginario clásico grecorromano),  están incapacitados para interpretar un uso desplazado del lenguaje visual en la época moderna (lo tendrán muy difícil con esta serie) .También acepta este reto uno de los artífices de 'Juego de tronos' (droga dura para la vena), el director y productor David Petrarca. Se constata ahora por los psicólogos que los aficionados al cine de terror tienen mayor resiliencia y la fortaleza para hacer frente a la primera pandemia verdaderamente mundial.

El símbolo del mensaje que nos ha querido transmitir Jordan Peele es el protagonista, Atticus Freeman, interpretado por Jonathan Majors, un personaje de la cultura popular de su propio país, amante de las novelas pulp y de los cómics de superhéroes (producciones en origen propias de los blancos), al igual que su prima, la hija del hermano de su padre George Freeman, (Courtney B.Vance), a pesar de sufrir en sus carnes la segregación; el héroe de una road movie a través del Este norteamericano, el más culto y civilizado de Estados Unidos, plagado de lugares donde las almas de los masacrados, ya sean indios, negros, mujeres acusadas de brujas, y todo tipo de victimas de la discriminación convierten la ruta elegida para dar con el padre de Atticus, perdido en una zona de connotaciones literarias, el Territorio Lovecraft, un itinerario muy peligroso para los afroamericanos, viéndose obligados a atravesar, partiendo de Chicago, estados como Kentucky, hasta llegar al lugar extraído de "El intruso y otros cuentos fantásticos' de H.P.Lovecraft, un escritor de Providence que defendía con orgullo que "el prejuicio racial es un don de la naturaleza, que existe para preservar la superioridad racial y la pureza de ciertas razas que la naturaleza ha hecho evolucionar."*

Atticus, un joven veterano de la Guerra de Corea, que ha luchado por un país que lo odia, contra la voluntad de su padre, su tío George, que escribe un guía de viajes segura para los negros (cameo de Greenbook, de Peter Farrelli, 2018) y Lita, inician un viaje hacia Ardham, en busca de un tesoro que su progenitor,  Montrose Freeman, asegura en una carta que le espera en este lugar, ubicado en el Condado de Devon, señalado en el mapa  con una parca y un reloj de sol, un símbolo que advierte a los viajeros de que es un lugar agresivamente racista, muy peligroso para los negros, situado en la frontera de New Hampsire. Aquí hay una ligera confusión deliberada entre Ardham, que parece que ha escrito el padre de Tic y Arkham, el hogar imaginario lovekraftiano de Herbert West, reanimador de cadáveres, y la zona en que está ubicada la Universidad de  Miskatonic, que había patrocinado una expedición en busca de fósiles a las montañas de la locura; un topónimo que usó también la franquicia de Batman.**

Los cineasta afroamericanos están situándose al frente del hecho cinematográfico, compartiendo pancarta con sus compañeros coreanos, y no sólo están empoderados, especialmente porque están dejando abundantes muestras de su buen hacer, sino que están también dispuestos a derribar muchos mitos del cine y la literatura clásica. Primero le tocó a 'Lo que el viento se llevó', un film que padeció los avatares del racismo y la xenofobia (Clark Gable vetó a George Guckor a causa de su homosexualidad; el film tuvo cinco directores consecutivos, y acabó firmando la pieza Victor Fleming), y fue condenado definitivamente por el guionista de Steve McQueen, director de '12 años de esclavitud', John Ridley. Ahora la toca el turno a H.P.Lovecraft, el escritor de Providence, furibundo racista y creador de monstruos. que atormentaban sus propios sueños. Un golpe a los amantes del competir de Poe en generar demonios que entretengan al público lector y espectador, gracias a las adaptaciones. El primer capítulo parece apuntar al odio que genera el desquiciamiento mental de quien necesita aborrecer profundamente a un enemigo para sobrevivir, y que es incapaz, en su locura, de unirse al adversario para hacer frente a un enemigo común. Cada cual y, de acuerdo con su experiencia, pondrá nombre a su monstruo. No se puede avanzar más primero para no caer en el spoiler, y, sobre todo, porque sólo se ha lanzado un episodio de la serie. Seguiremos.

Podéis ver este episodio en la plataforma de HBO.



*Cosas que no sabías de H.P.Lovecraft, Jaume. excentrya.es
**E huevo de Pascua de H.P.Lovecraft que quizás te hayas perdido en el estreno de 'Lovecraft Country'. Gretchen Smail. Butle.com

Comentarios