Páginas vistas en total

sábado, 25 de marzo de 2017

Ataque terrorista, Dolph Lundgren.








MORIR ES FÁCIL EL ROCK AND ROLL ES DURO


ROCK AND LOAD!


Ficha técnica:


Título original: Command Performance.
País: USA.
Año: 2009.
Duración: 95 minutos.

Dirección: Dolph Lundgren.
Guión:  Steve Latshaw y Dolph  Lundgren,  basado en una historia de Dolph Lundgren.
Casting (Bulgaria) : Mariana Stanisheva.
Director de Fotografía: Marc Windon.
Musica: Adam Norden
Edición: Peter Hollywood.
Coordinador del departamento de arte: Elitsa Panayotova.
Decoradores del set: Yana Tomova, Atanas Boyadjiev, Emanuil Zahariev.

Diseño de Vestuario: Jasmina Stoychkova.
Maquillaje: Ivon Ivanova, Sofy Hvarleva.
Estilista de peluquería: Didi Stoyanova.

Productores: Les Weldon, Danny Lerner.
Productores ejecutivos: Avi Lerner, Danny Dimbort, Boaz Davidson, Trevor Short, Favid Varod, Jack L.Gilardi Jr.
Diseño de producción: Carlos Da Silva.
Compañías: Nu Image.


Intérpretes: 


Dolph Lundgren: Joe,
Melissa Smith: Venus,
Hristo Shopov: Petrov,
Dave Legeno: Oleg,
Clement Von Frankenstein: Bradley,
James Chalke: Vladimir,
Zahari Baharov: Mikhail,
Ivailo Geraskov: Leonid,
Shelly Varod: Ali,
Kasia Wolejnio: Pavlikova,
Ida Lundgren: Anna,
Robin Dobson: Yana,
Raycho Vasilev: Anton,
Slavi Slavov: Simenov,
Naum Shopov: Peter,
Atanas Srebrev: Enzo,
Marc Coolidge Johnson:


Sinopsis:


Dolph Lundgren. es un ex-marine americano que en la actualidad ejerce como batería de un grupo en un concierto benéfico en Moscú. La actuación se convierte en un baño de sangre cuando terroristas armados secuestran al presidente de Rusia y su familia. Con la ayuda de una joven rusa ( miembro del F58), Lundgren luchará contra los terroristas para conseguir  el rescata del presidente y su familia.


Comentario:



Una voz en off  narra los antecedentes de la historia que se va a contar, que parte del atentado que se produjo contra el Presidente soviético Mikhail Gorbachov, protagonizado por militares ex-comunistas de la línea dura. El golpe fracasó y se detuvo a todos sus miembros. De las cenizas de la antigua Unión Soviética nació la moderna Federación Rusa. A continuación unas imágenes, filmadas en 35 milímetros, nos muestra una revuelta  en la que algunos civiles sacan a los soldados de los tanques; fragmentos de documentales de la época del líder de la glásnot, cuyo objetivo era liberalizar el sistema político, y la perestroika, que se ocupaba de la reestructuración económica de las repúblicas socialistas soviéticas,  anunciando en la televisión que el golpe frustrado no iba a provocar ningún retraso de las reformas puestas en marcha- Esta contextualización con materiales obtenidos de reportajes de la época para las televisiones dan paso al hecho decisivo que constituirá el motor del relato. El nudo de la acción se desarrollará en el estadio centenario de Moscú, en un concierto que se desarrolla en el marco de una campaña rusa contra la pobreza, 

Dolph Lundgren avanza con su moto por una gran avenida, dejando a sus espaldas el skyline de la famosa Plaza Roja de Moscú, situada en el barrio comercial de Kitay-górod; el aire de rockero del impresionante sueco no anima a recordar aquellos tiempos de la guerra fría en los que Rusia se vendía a los occidentales como un paraíso anticonsumista, llena de mujeres que vestían como las matrioskas. Algo había empezado a cambiar radicalmente en la época de la glàsnot, ya que, en el momento que se sitúa la acción de esta película, realizada en 2009, vemos a una sociedad que ya presenta un corte radical , no sólo con su pasado comunista, sino, dentro ya de un sistema capitalista, entre los duros rockeros de finales del siglo XX y el triunfo de la era de la ropa low cost o fash fashion, que,  como los clinex, es de usar y tirar, sin que medie una tremenda reflexión: está hecha con la sangre de niños y hombres y mujeres desahuciados, ya que la suma del precio de los botones de una camisa vale más que lo que paga el usuario en la tienda. La debilidad de los principios éticos y morales de gran parte de la población mundial se hace patente en esas imágenes en las que las hijas del presidente de una nación tan poderosa, que hasta ese momento había liderado medio mundo, una cantante tecno de moda y cualquier adolescente presentan un look muy semejante, usando unas prendas que poco importa lo que duren porque van a ser despreciadas mucho antes. Parece que ambos mundo se aproximan en  los aspectos más negativos de estas sociedades.

A partir de ese momento comienza un relato atropellado, que choca con la frialdad del rostro del actor/director sueco, un mastodonte que apenas provoca la  más mínima emoción, y eso que la carnicería que organiza el hijo del mariscal implicado en el golpe contra Gorbachov y que tiene ganas de venganza, se lo pone fácil. La estructura del relato, aunque lineal, sin avances ni retrocesos, de edición rápida pero con escasos planos aberrantes, provoca el hastío del espectador y la indiferencia de la prensa. La película había comenzado con una propuesta atractiva, que prometía una profundización entre  las diferencias actuales entre Estados Unidos y la Federación Rusa, que, con Putin,  se ha puesto al frente del capitalismo más radical, pero todo queda en una refriega de pasillos y algún que otro coqueteo entre el viejo rockero y la joven cantante tecno. La hegemonía en la lucha del hombre le hará valedor de un reloj que en la parte trasera lleva impreso un lema: "Rock and load!, que se traduce por la expresión coloquial "rock y caña". Dolph Lundgren dirige y protagoniza esta film de acción que pasó inadvertido.